Blog de arte: noticias, entrevistas y artículos.

Archivar en la categoría “Coleccionismo”

Mesa redonda “Sobre coleccionismo” en la Fundación Godia

El lunes 26 de marzo tuvo lugar en la Fundación Godia, como cierre de la exposición Barcelona colecciona, una mesa redonda sobre coleccionismo.

Con la muestra Barcelona colecciona las salas de la Fundación Godia acogieron, por primera vez, creaciones contemporáneas. La finalidad, poner en relieve el papel de esta nueva generación de coleccionistas que ha surgido en España, receptiva a las diferentes tendencias del arte actual y con una vocación internacional.

La conferencia, full total, signo de que el tema interesa, sobre todo a los propios protagonistas. Conocidos coleccionistas ocupaban las primeras filas, acompañados en las filas siguientes por otros coleccionistas anónimos que se desvelaron en el turno de preguntas, galeristas y algún que otro estudiante (quizás en un busca de un post). Probablemente una de las conferencias a las que haya asistido con más corbatas y trajes de chaqueta.

Los coleccionistas que salieron a la palestra, moderados por Xavier Antich, presidente de la Fundació Antoni Tàpies, fueron:

Josep Maria Civit (Barcelona, 1947), diseñador y fundador de Taula de Disseny (1974), ha reunido una importante colección de arte, una parte de la cual se presentó, en noviembre-07, en el CDAN de Huesca bajo el título de “La Vida Privada” y el comisariado de Menene Gras Balaguer. Una colección que reune obras de artistas como: Joao Onofre, Jaume Plensa, Damien Hirst, Imi Knoebel, Jannis Kounellis, Ángela de la Cruz, John Armleder, Joao Louro, Dan Flavin, Candida Höfer, Robert Motherwell, Gerwald Rockenschaub, José Pedro Croft, Emma Kay, Enrique Marty, Hannah Collins, Javier Pérez, Joana Vasconcellos, Franz West, Jeff Koons, Joan Brossa, José Antonio Hernández-Díez, Ann Verónica Janssens, Ana Laura Aláez, Sylvie Fleury, Carmela García, Pierre Gonnord, Mk Käne, Per Barclay o Liliana Porter.

 Han Nefkens (Rotterdam, 1954) es escritor y coleccionista. En 2001 creó la “H+F Collection”, una colección de arte contemporáneo que se compone de fotografías, vídeos, instalaciones y pinturas de artistas como: Pipilotti Rist, Jeff Wall, Sam Taylor-Wood, Rirkrit Tiravanija, Thomas Ruff, Shirin Neshat o Felix Gonzalez-Torres, entre otros. Una parte de esta colección se presentó en 2008 en el Centro Cultural Rambla Bancaja de Alicante.
Actualmente, sus obras pueden verse en museos de los Países Bajos y del extranjero, como el Centraal Museum de Utrecht, el Museu Boijmans Van Beuningen y el FRAC Nord-Pas de Calais en Dunkerque, en los que deposita sus obras con préstamos a largo plazo.

Carlos Costa (Barcelona, 1959) es consultor de estrategia empresarial, estudió un Master en Business Administration en el IESE e Ingeniería Industrial. Ha trabajado en las oficinas de Londres, Madrid y Barcelona en The Boston Consulting Group. Es responsable de las prácticas de consumo, turismo y culture & arts en España y Portugal. En su práctica profesional, ha asesorado en temas de gestión a empresas líderes internacionales y españolas, a instituciones y gobiernos, así como a un número de instituciones artísticas como El Museo Nacional del Prado, Casa de Música de Oporto.

Juan Várez (San Sebastián, 1962) es licenciado en Derecho y estudió un Master of Arts en Pintura Antigua Europea de los siglos XVI y XVII en el Courtauld Institute de Fine Arts de Londres, especializándose en “El Retrato en las Cortes Europeas del Siglo XVI”. En 1991 comienza su trabajo en Christies Londres como especialista de pintura antigua para trasladarse seis años más tardes a Christies Nueva York donde forma parte del departamento de pintura antigua y colabora con el de Arte Latinoamericano, del que acaba siendo director en 1999. En el año 2000, es nombrado Consejero Delegado de Christies en España, cargo que sigue desempeñando en la actualidad.

De la familia Várez-Fisa, una de las colecciones más importantes de España y entre las 200 mayores del mundo según la publicación Artnews, con arte medieval, moderno; pintura, plata, cerámica, escultura; I Premio de la Fundación Arte y Mecenazgo de Coleccionismo. Juan sigue la tradición familiar, centrándose en arte contemporáneo. (Información C.V. ponentes: arteenlared.com)

Xavier Antich inició la conferencia presentando la figura del coleccionista, describiéndola como aquél que observa, selecciona, guarda y recoge objetos que tienen algo de precioso, no tangible ni cuantificable que va más allá de su valor de mercado.

No es de extrañar pues que la primera pregunta que diera inicio al debate fuera si es la pasión el motor impulsor de todo coleccionista.

La cita de Anton Herbert, “Yo no colecciono obra sino forma de pensar”, resumiría la filosofía como coleccionista de JOSEP MARIA CIVIT, que rechazó la idea de la pasión, a su parecer demasiado romántica. La pasión viene substituida en su caso por otras ideas, como el conocimiento o el compromiso. Así lo explicaba: “No tengo obras de arte sino maneras de expresar la contemporaneidad. No se trata de pasión sino de un archivo que intenta contar una historia para fomentar una reflexión, en último extremo es una manera de exponerme a mí mismo, con el riesgo de que sea juzgada la colección”.

Así pues su colección es concebida como una actividad de rememorar, de poner orden en el caos de la memoria. El miedo ha sido un gran motor para coleccionar, ya que esta voluntad de poseer refleja, en cierto modo, el miedo a la pérdida.

La colección de José María Civit se estructura en torno a criterios que la gente a la que va dirigida pueda compartir. Así pues, existe una parte trágica, que va de Auschwitz hasta el sida, y otra más banal que habla de la publicidad, las modas,… Todo ello para entender formas de pensar distintas. “Colecciono para sentir mi época, para dialogar con el presente, por un compromiso de tipo cultural, una aventura intelectual”.

Civit reconoció su afán taxonómico en coleccionar, clasificar y mostrar en su búsqueda de sentido. “Mi colección es una fábrica de significados. El arte es un objeto puro, no es práctico, así que su relación es con el propio sujeto, creando una relación única”.

En contraposición, JUAN VÁREZ reconoció su pasión y vocación por el coleccionismo. “Cachorro de ARCO”, como se definió, su colección empezó de forma accidental, pero también de un modo natural, quizás por ser hijo de coleccionista. Especialista en Pintura Antigua Europea de los siglos XVI y XVII, le marcó especialmente un viaje a NY, así como el entrar en contacto directo con los artistas, estudios, ferias… Persona tremendamente curiosa, confesó comprar con la cabeza y el corazón y sentirse atraído por disciplinas como la fotografía, el vídeo o la escultura.

“Pasión? Sí!” HAN NEFKENS, contundente en su afirmación, sería quizás el que más se aproximaría a la idea romántica de coleccionista apasionado. “Sin pasión no se puede entender el arte. La pasión es además recíproca, yo quiero a las obras de arte y ellas a mí”.  Esta pasión se concreta además en una necesidad de compartir, un placer especial en saber que aquello que le conmueve a él,  también puede conmover a los demás. Citando la exposición “You’re not alone” que presentó en 2011 junto a la Fundació Miró, comentó: “ése es el lema de mi vida. Siempre busco la forma de no sentirme solo” y un modo para conseguirlo es compartiendo su colección.

No obstante, y aunque pudiera parecerlo, Han Nefkens no colecciona “como un loco”, explicó, su forma de trabajar es tremendamente estructurada. Tras el encuentro inicial con la obra de arte, en la que al momento puede decir si la obra le gusta o si es buena, le sigue una fase muy racional en la que se cuestiona si dicho artista podría trabajar dentro de alguno de los proyectos llevados a cabo por H+F Collection o la Fundación ArtAids, dos de las fundaciones que dirige.

Para CARLOS COSTA los impulsos que le llevan a querer coleccionar son: la obsesión y una pronta inclinación para apreciar la belleza. “No sé si le llamaría pasión pero sí obsesión. A veces, cuando no puedes comprar una obra, te queda como una herida”.

ZHANG HUAN. Free tiger returns to mountains (2009)

Pero más allá de los sentimientos o motivos que impulsan a coleccionar, Xavier Antich plantea la pregunta de cómo se forma la sensibilidad del coleccionista. ¿Es educación o autoeducación?

Para Juan Várez, es la curiosidad lo que le lleva a querer saber más. Y para ello, es fundamental no hacer el camino solo. Parece sentimiento común entre estos coleccionistas un respeto hacia los diferentes agentes que participan en la escena del arte contemporáneo: galeristas, comisarios, directores de museos,… Sin embargo, también hicieron hincapié en “creer en tu propia intuición”, en la que Han Nefkens cree ciegamente, o en el predominio de una “dimensión personal”, según Costa.

Alejado de la idea de coleccionismo como acto acumulativo, Xavier Antich identificó la vocación pública de los coleccionistas privados como un acto de generosidad. Una generosidad intrínseca por definición al mero hecho de compartir, pero también revestida de un cierto exhibicionismo, como añadió Nefkens, al mostrar las obras una parte íntima del propio coleccionista.

Exhibicionismo, generosidad,… Pero, como dijo Várez, en el hecho de coleccionar late también un egoísmo constructivo, ya que todos estaban de acuerdo en lo mucho que reciben a cambio: el poder compartir las obras, conocer a los artistas, etc.

¿Pero cómo es la relación de estos coleccionistas con los artistas? Resulta muy interesante la implicación de Han Nefkens en todo el proceso creativo de la obra incluso cuando ésta es tan solo una idea en la mente del artista. Nefkens empezó a financiar a los artistas al darse cuenta de que muchos de ellos tenían problemas económicos para llevar a cabo la producción de sus obras. Así que ahora sigue todo el proceso, sintiéndose como “una comadrona” y obteniendo de este modo un resultado mucho más enriquecedor.

Josep María Civit comentó haber visto una escisión entre lo público y lo privado como nunca antes había visto en la historia del poder. Argumentó que esta división es debida a que las instituciones públicas pertenecen a una democracia muy amplia y el responsable se ve obligado a “hacer lo que tiene que hacer”, mientras el coleccionista privado puede dejarse llevar por su propio gusto.  “El poder real está en lo privado”, afirmó.

Aunque la conferencia fue muy interesante, eché de menos que en un momento como en el que estamos: con recortes brutales en cultura, un goteo constante de cierre de fundaciones, galerías y demás empresas culturales privadas, con la imperiosa necesidad de una nueva Ley de Mecenazgo,… no se tratará ninguno de estos temas.

La Ley de Mecenazgo se mencionó de pasada, a raíz de la pregunta directa de uno de los asistentes.  Han Nefkens, al igual que otros profesionales del sector apuntan, explicó que el problema es también cultural, por lo que no basta con cambiar las leyes, es necesario que el coleccionismo experimente un mayor desarrollo en España. Para ello, cualquier iniciativa como la mesa redonda que se organizó en la Fundación Godia será siempre un paso adelante.

Navegador de artículos